El atractivo de Canarias para el buceo es bien conocido por todos los amantes de los fondos marinos. Su temperatura media anual es la envidia de todas las islas vecinas.

Menorca, la isla más oriental y septentrional de las Baleares, presenta 702km2 de extensión y más de 120km de costa. En ella, las actividades en el mar, como el buceo, el snorkel o el kayak son una gran recomendación para los visitantes durante los meses estivales. Con numerosas especies endémicas, el buceo en Menorca es de lo más variado:

 

Buceo en arrecifes

Paredes llenas de color, agujeros, túneles y grietas para disfrutar de las luces y las sombras y contemplar los más de 30 metros de visibilidad que tienen las aguas menorquinas. A destacar los arrecifes de Isla del Aire, un paraíso para los amantes de la fotosub.

 

Buceo en Cuevas

Menorca es una isla rocosa por encima y por debajo del nivel del mar, lo que crea una orografía perfecta para los amantes de las cuevas. El mayor sistema de cuevas sumergidas de la isla se encuentra en Cap d’en Font, sistema compuesto por 5 cuevas seguidas, algunas de ella interconectadas por estrechos pasadizos. Un pequeño paraíso para los buzos más experimentados y amantes del cueveo.

 

Buceo en pecios

Varios son los pecios que encontramos en la isla, la mayoría de ellos para buceadores técnicos o muy experimentados debido a la profundidad en la que se encuentran. Barcos como el Santa Clara (-47m) o el Malakoff (-38m), sin olvidar el recientemente descubirto Juanker-88 (-45m), un avión de la segunda guerra mundial.

Con un poco para todos los gustos, podréis disfrutar de más de 30 puntos de inmersión así como cursos de buceo o bautizos en las instalaciones de Binibeca Diving, en Cala Torret, ¿te apuntas a disfrutar del mar, de isla en isla?